es > en

 

 

> La historia de Palex

El 23 de enero de 2020, en la reunión anual de Palex, Juan Knuth y Pedro Knuth se despidieron, en nombre de su familia, como propietarios y accionistas tras 65 años desde la fundación de Palex.

Ese día no pudo venir Werner Knuth por estar convaleciente de una intervención quirúrgica de la cual, desafortunadamente, un mes más tarde fallecería.

En dicha reunión Juan Knuth nos narró la historia de la fundación de Palex tal y como se la había contado su padre, Werner Knuth que, a la vez, la había oído del suyo, Hans Knuth, el fundador de nuestra organización.

Queremos, transcribiendo esta narración tal y como nos la contó Juan Knuth, rendir un homenaje a la familia Knuth y, especialmente, a Werner Knuth:

Para los que no me conozcan, soy Juan Knuth, miembro de la 3ª generación de la familia propietaria de Palex hasta agosto 2016, ahora copropietarios y miembro del Consejo de Administración.

Antes de empezar, me gustaría hacer una mención a nuestro padre, Werner Knuth, quien dirigió Palex durante muchos años, que debería estar hoy aquí en este día tan señalado para nosotros, pero lamentablemente se encuentra convaleciente de una intervención quirúrgica.

En primer lugar, quiero felicitaros a todos por el cierre y por la trayectoria ascendente de estos últimos años. Me consta que han sido años muy complejos fruto de la integración de diferentes empresas en el grupo y por ello quería agradeceros a todos el que no hayáis escatimado ningún esfuerzo en hacer que todo esto haya sido posible. Gracias de verdad.

La última vez que tuve el privilegio de dirigirme a parte de vosotros fue en el Liceo coincidiendo con la celebración del 60 Aniversario. Aquel fue también un año muy satisfactorio. Las cosas han cambiado mucho desde entonces. Entre otros, Palex es hoy una empresa el doble de grande en muchos aspectos.

Para mi familia y para mí es un momento especialmente agridulce. La parte agria, en mayúsculas, es que después de casi 65 años de relación familiar con Palex, llega el momento del hasta siempre ya que a falta de unos últimos flecos en las próximas semanas dejaremos de ser parte de esta gran familia. La parte dulce es nuestra satisfacción al ver la evolución que ha tenido en estos últimos años, creciendo en facturación, colaboradores, líneas terapéuticas, rentabilidad, etc.

Me gustaría compartir brevemente con vosotros, si me lo permitís, nuestra historia.

Nuestro abuelo, Hans Knuth creó Palex casi fruto de la casualidad…

De familia de venta de productos de fontanería para la construcción en Hamburgo, decidió emigrar a Valencia a mediados de los años 20 del siglo pasado para estudiar español.

Trabajó durante unos años en un banco y cansado de ello en 1934 aceptó una oferta de trabajo en una empresa de Barcelona dedicada a la importación desde Alemania de la semilla de patata. Estas se cultivaban y luego se volvían a exportar.

Como consecuencia de la Guerra Civil Española tuvo que regresar a Hamburgo y desde allí hacía su cometido como responsable de importación y exportación para esta empresa. Tenía que viajar con frecuencia a Sevilla ya que el Cuartel Transitorio donde se concedían las licencias de importación estaba allí.

En una de sus estancias en la ciudad, mientras mataba el tiempo en el hall de un hotel, un señor alemán le pidió que le ayudase a hacer de intérprete para poderse entender con unos ganaderos extremeños, ya que querían comprar ovejas para hacer embutidos. Hicieron amistad y al día siguiente le invitó a visitar varios mataderos en Sevilla donde aprendió bastante, entre otras cosas, de tripas de cordero.

Con su experiencia adquirida, en noviembre de 1940 montó junto a un socio su propia empresa de importación de semilla de patata, pero poco después, fue llamado a filas para combatir en el ejército alemán en la Segunda Guerra Mundial. A su regreso, la relación con su socio se deterioró y siguió solo con el negocio.

Viendo lo próspero del mundo agrícola, decidió empezar a exportar también lechugas de las cuales había también necesidad en Alemania. De aquella nueva actividad de exportación la empresa paso a llamarse Patatas, Lechugas, Exportación.

En 1952, nuestro abuelo recibió la visita del propietario de B.Braun en su oficina de Vía Laietana de Barcelona. Le visitaba porque le habían dicho que él era el experto en tripas de cordero en España. No entendía nada, pero luego recordó lo que pasó 18 años antes en Sevilla.

El motivo de la visita del Sr. Braun es que se había quedado sin suministrador de hilos de sutura de Catgut debido al telón de acero y empezó a buscarlos en España. Estos hilos se obtenían a partir de las tripas de cordero.

El 2 de mayo de 1955 empezó a fabricar hilos de sutura en Rubí con seis personas. De estas seis personas, 2 eran los padres de una de nuestras secretarias de dirección.
Esa empresa, llamada Material Clínico, fue propiedad al 51% de nuestra familia y un 49% de B.Braun y fue el inicio de nuestra actividad en el sector sanitario.

Con el tiempo, más y más líneas de producto se fueron sumando a las líneas de fabricación.

La producción se enviaba a Alemania y pronto se vio la necesidad de tener un distribuidor de sus productos en España.

Quién mejor distribuidor que nuestro abuelo. Empezó a distribuir los productos a través de una empresa que ya tenía constituida. Patatas Lechugas Exportación.

Con la apertura de sobres en los concursos públicos, que antes se hacían de viva voz, llegó el cachondeo. Iban citando las ofertas hasta que tocaba la nuestra. Patatas, Lechugas, Exportación oferta hilos de sutura de tal diámetro a tantas pesetas. A todos en la sala les entraba la risa.

Solución… Buscar otro nombre. Contrayendo Patatas Lechugas Exportación nace Palex.

Viendo la oportunidad de negocio en este mercado y con la autorización de nuestro socio decidimos empezar a distribuir productos de otros fabricantes como negocio 100% familiar, hasta que en el año 1991 nuestra familia vendió su 51% de la actividad productiva a B.Braun y siguió con su actividad 100% comercial.

Y así hasta hoy, en la que hemos pasado todo tipo de tesituras. Por un lado comerciales, cogiendo o perdiendo representadas significativas y por otro, financieras, con las dificultades que siempre hubo en el cobro y que nos llevó a una situación extremadamente delicada durante la primavera del 2012 y que a punto nos pudo haber costado el cierre de la empresa.

Como en casi toda empresa familiar, nuestra idea de inicio era que su gestión corriese a cargo de la familia. Nuestro padre la dirigía junto a tres DG y casualmente nosotros somos tres hermanos. A medida que estos se fuesen jubilando, asumiríamos sus funciones. Empezamos a hacerlo formando parte junto a ellos y nuestro padre del Comité Directivo, pero pasado un tiempo nos dimos cuenta de que esa idea no iba a funcionar y tomamos una decisión que pocas empresas familiares toman. Dar un paso al lado y contratar a un Ejecutivo que gestionase toda la empresa y nosotros dedicarnos al gobierno a través del Consejo de Administración.

Xavier Carbonell se fue formando durante un año junto a José Terol y una vez al frente creó su equipo de confianza y que es hoy es el Comité Directivo.

Como familia queríamos mantener ese clima de empresa familiar pero en cambio buscábamos una gestión más de multinacional.

Tengo que agradecer a todos los que formáis hoy el Comité Directivo por vuestro compromiso y dedicación. Me consta que han sido incalculables las horas dedicadas a afrontar todo tipo de circunstancias y que estas se han superado con plena satisfacción. Gracias de corazón.

Esa parte familiar en una empresa es algo que siempre hemos intentado mantener. Hay muchos colaboradores que llevan bien interiorizado el ADN Palex empezando por aquellas que han desarrollado toda su carrera profesional con nosotros. Unas cuantas llevan más de 40 años y sin duda llevan ese ADN y han imprimido a los demás el estilo Palex.

Somos también una empresa que se ha caracterizado por fomentar la promoción interna y hoy aquí tenemos casos clarísimos. La promoción no es gratuita y cuando por ejemplo una persona es promocionada de Jefe Regional de Ventas a Director General de Unidad de Negocio es que tiene una enorme valía.

Asimismo, Palex se ha reconocido siempre en el mercado por ser una empresa formadora. La desventaja obviamente es que algunos marchan a la competencia oyendo cantos de sirena. Algunos han vuelto con nosotros y a otros no se les ha dejado volver.

Recientemente hemos incorporado personas de otras empresas, cada una con su propia cultura, pero estoy convencido que la cultura de Palex se irá impregnado en ellas y que por tanto ésta seguirá vigente.

A lo largo de estos casi 65 años, hemos crecido incorporando multitud de líneas de producto y empresas, aportando innovación, a base de identificar, evaluar y también desarrollar soluciones y productos novedosos que han aportado un valor añadido a nuestros clientes.

De este modo nos hemos convertido en la compañía de referencia en el Sector Hospitalario Español y Portugués, siendo Palex una marca muy respetada y valorada por los profesionales del mercado.

Lo hemos conseguido por algo que ha sido una constante: la fidelidad a nuestros valores y a nuestro estilo.

Somos un caso de éxito poco habitual. Una empresa muy especial. Y es que son pocas las empresas que pueden presumir de celebrar 65 años de vida, cuando la media de vida de las empresas españolas no llega a los 12 años. Así que disfrutémoslo.

Yo personalmente he trabajado un poco más de 20 años en Palex. Desde que asumí roles de mayor responsabilidad junto a mis hermanos, me congratulo de que hayamos tomado dos grandes decisiones que estoy seguro qué nos han ayudado a llegar a la situación en la que estamos hoy:

  • La primera es lo que se dice profesionalizar la empresa, contratando a un primer ejecutivo no familiar y un formando un Consejo de Administración.
  • La segunda, dar entrada con una participación mayoritaria a un fondo para dotarla de músculo financiero que le permita comprar empresas y crecer de manera inorgánica, aportando también conocimiento y metodología aunque esta decisión significara para nosotros un rol más pasivo. Quiero también dar las gracias a todas las personas de Corpfin relacionadas con Palex por su profesionalidad y su buena relación personal durante estos casi 4 años. Ha sido un viaje muy gratificante.

No obstante, el mérito de lo logrado y de que hoy estemos aquí al final es de lo que realmente es importante en Palex: las personas. Porque las grandes empresas las hacen grandes personas. Gracias a todos vosotros y a los que os precedieron por habernos traído hasta aquí.

Nos vamos con mucha tristeza, pero con una ilusión tremenda por el futuro que Palex tiene por delante. Os puedo asegurar que os echaremos mucho de menos y que os llevaremos siempre en el corazón.

A partir de ahora pasaremos a ser accionistas emocionales, pues siempre sentiremos a Palex como nuestra empresa.

Mucha suerte y muchas gracias.

 

 

 

 

Juan Knuth narrando la historia

Juan Knuth narrando la historia

Hans Knuth, fundador de Palex

Hans Knuth, fundador de Palex

Werner Knuth, el mayor y su hermano Haio durante la construcción de la fábrica de Palex en Rubí

Werner Knuth, el mayor, y su hermano Haio durante la construcción de la fábrica de Palex en Rubí

Oficinas históricas de Palex en Vía Laietana

Oficinas históricas de Palex en Vía Laietana

Primera instalación de hilo de Catgut en Rubí

Primera instalación de hilo de Catgut en Rubí

Interior instalaciones procesado hilo catgut

Interior instalaciones procesado hilo catgut

La tercera persona, sentada desde la izquierda, es Hans Knuth. La quinta persona es Werner Knuth, junto a otros trabajadores de Palex

La tercera persona, sentada desde la izquierda, es Hans Knuth. La quinta persona es Werner Knuth, junto a otros trabajadores de Palex

Imagen de las instalaciones de Palex

Imagen de las instalaciones de Palex

Werner Knuth sujetando la cinta durante la inauguración de una nueva ampliación

Werner Knuth sujetando la cinta durante la inauguración de una nueva ampliación

Instante final de la despedida de Juan y Pedro Knuth ante el equipo de Palex, acompañados de Xavier Carbonell

Instante final de la despedida de Juan y Pedro Knuth ante el equipo de Palex, acompañados de Xavier Carbonell